jueves, noviembre 10, 2005


En este texto se desarrollan las ideas fundamentales de mi tesis, una panorámica del proceso y una breve reseña del contexto. Para los que quieran tomarse el tiempo y la molestia de leer, los comentarios, risas, sugerencias y criticas, son bien recibidas. Sin más las y los dejo con el texto.........
Tres aspectos fundamentales para una más acabada comprensión de la propuesta:

a) motivaciones personales

b) coyuntura institucional, o de lo estético y lo documental, procesos de connotación para una fenomenológica de la imagen.

c) reflexiones sobre el cuerpo como sustrato portador y reproductor de estructuras disciplinarias. o de lo filogenético y lo ontogenético. Del cuerpo como liberación, en una interpretación poética de los conceptos


a) En el transcurrir de estos cinco años por el ISA, siempre intenté mantener disímiles actividades al margen del rigor académico que imponía la formación. Con el tiempo, la relación entre las exigencias de la escuela y las otras actividades se fue haciendo desmesurada, el protagonismo del “estar en cuba” se desvió poco a poco por “otras” prácticas. El yoga, lecturas ociosas, cocina macrobiótica figuraban entre estas “otras”, que se fueron constituyendo como centro de gravedad, no obstante eso, permanecí en la escuela tras un deje de inercia o un que se yo que me mantuvo presente en el decursar por los cinco años. Ahora en el quinto y último año, nos vemos ante algo tan concreto como el tener que hacer una tesis y graduarse. Ante esto y considerando lo que fue el devenir, llegué a la conclusión de que lo más consecuente y sincero sería: hacer lo que siempre hicimos, es decir, lo que en un momento fue “lo otro” y lo que de un tiempo para acá es lo que hacemos como principal eje motivacional, pero ahora bajo la necesidad de elaborar una tesis, visto desde la particular inquietud de hacer de eso una propuesta artística, reducir- por decirlo de algún modo- lo vivencial, lo experiencial, a lo objetual, lo mostrable, lo museable o a lo que convencionalmente se entiende por arte.
Ya Duchamp lo preguntó una vez “ ¿ Es posible producir obras que no sean obras de arte?”
En un principio nuestra propuesta fue abstracta: figuraba como una apología de lo “cotidiano particular” en función del arte, o mejor dicho el arte y un entramado conceptual, en función de legitimar a nivel del discurso una forma particular de desenvolverse en la realidad, conceptualismo radical libre de formas y objetos..... a nivel de propuesta teórica se dijo que estaba bien para una facultad de estética o de filosofía, pero que esta era una facultad de artes plásticas y por lo demás se me exigía una obra de arte.
Para ser breve, el asunto termina así : seguimos haciendo lo que siempre hicimos, pero lo fotografiamos y dijimos que era una documentación sumándole una interpretación a la ambigüedad del registro. Pero no entendiendo la imagen fotográfica (documental) en su factura mas positivista. Tratamos de conjugar lo estético con el registro documental. La ambigüedad nos atacó como reproche de que o era una o la otra, mas no podían ser las dos concebidas en la misma imagen,. El hedonismo y el conceptualismo no se han dado nunca la mano sino pregúntenle a cualquier minimalista. Para resolver el dilema hurgamos por otras formas de concebir la imagen, nos remitimos a algún referente de la historia del arte que nos librara de la pretenciosa idea o de la culpa ante el sacrilegio de ser los únicos o por lo menos los primeros en pensar en eso. Esperanzados fuimos a la semiótica, donde Barthes nos lo confirma, (no somos ni los únicos ni los primeros, ni los mejores en reflexionar sobre eso). Para suerte nuestra dimos con un catálogo llamado sugerentemente “Mas allá del documento” cuya premisa estética y curatorial es la misma: generar la duda en el espectador que oscila entre los dos polos que conforman la imagen fotográfica: lo real (denotativo) y el signo (connotativo), conciliar o por lo menos y en última instancia, hacer reflexionar sobre (arte y documento) o (arte o documento), sobre la epistemología realista y lo que clásicamente es entendido como documento fotográfico.
A estas alturas la obra ya es objetual, puede llamarse con propiedad una obra, o por lo menos hemos podido llegar a un litigio en esta transa de poderes e intereses- y que es una tesis si no esto- podemos decir que tenemos algo mostrable, algo que mostrar y defender tras un discurso, ya no es pura retórica ahora es “retórica de la imagen”, de la fotografía, de nuestras fotografías oscilantes entre la propuesta puramente estética y el registro fotográfico.
Por último ya teniendo algo que mostrar, tenemos que pensar en el dónde mostrar. En ese sentido la casa, mi casa, es el lugar mas cuerdo para darle coherencia y un sentido mas acabado a la propuesta.

La casa como espacio propicio para una instancia de legitimación.

Casa, jirón de prado, oh luz de tarde
de súbito alcanzáis faz casi humana,
estáis junto a nosotros, abrazando, abrasador.
Rilke.

El cuerpo entendido como especialidad, es una instancia en el acto de habitar. cuerpo y casa, el cuerpo como primer mundo del ser humano, la casa espacio extensivo de la forma de habitar un cuerpo, la casa vivida no es una caja inerte, es un estado del alma, una transposición del espacio en valor humano, así lo habitado trasciende el espacio geométrico, pertenece al mundo de los recuerdos, el espacio habitado está físicamente inscrito en nosotros, es un grupo de costumbres orgánicas. Testamento vivo de una forma particular de entender y desenvolverse en un mundo, desde nuestro primer mundo que es el cuerpo hasta el macrocosmos, todos ellos son casa pues, todo espacio realmente habitado lleva como esencia la noción de casa. Al hablar de casa, es preciso rebasar los problemas de la descripción, no se trata de enumerar los detalles pintorescos que constituyen su comodidad, la descripción, sea esta objetiva o subjetiva, narrativa de hechos o impresiones, debe llegar a las virtudes primeras. Hay que decir como habitamos nuestro espacio vital de acuerdo con todas las dialécticas de la vida, como nos enraizamos, de día en día, en un rincón del mundo, porque la casa es nuestro “rincón del mundo”, es nuestro primer universo, es realmente un cosmos en toda la excepción del término. Si nos preguntan cuál es el beneficio más precioso de la casa, diríamos: la casa alberga el ensueño, protege al soñador, la casa nos permite soñar en paz, pues no son únicamente los pensamientos y las experiencias las que sancionan los valores humanos, al sueño le pertenecen valores que marcan al hombre en su profundidad.

Así como la noción de documentación surge del testamento imaginario como registro de una practica, los conceptos desarrollados de forma simbólico-poética, discurren bajo los principios de resonancia repercusión y olvido. Las nociones de habitar una casa entendida mas allá de la especialidad, también responden a un principio poético, en ese sentido el hecho de defender la tesis en nuestra casa trasciende la lectura mas obvia y burda la cual está en función de reafirmar la pretensión documental de las fotografías.


a) El concebir la imagen fotográfica en sus dos aspectos, estético y documental, dentro de lo que fue el seguimiento del desarrollo de la tesis, fue tomado como un sin sentido o por lo menos como una propuesta ambigua, pues la factura de una imagen fotográfica documental prescinde de cualquier pretensión estética y se limita fríamente a transmitir una información con la menor cantidad de recursos, es decir de la forma mas directa y explícita posible. Pero este no es el caso, testarudamente nos empecinamos en continuar con la idea de legitimar estos dos aspectos en una misma imagen. Si bien muchas de las fotos son ambiguas por si mismas, dentro del contexto o del conjunto de imágenes, adquieren sentido, una sintaxis. En otros términos, propiedades emergentes, significantes de connotación suprasegmental dirían los lingüistas. Por otro lado desde su invención, siempre se ha considerado a la fotografía como documento, como perfecto análogo de la realidad.

En este breve inciso trataremos de nombrar algunos puntos esenciales para comprender, desde un análisis semiótico de la imagen, como esta es connotada ( cargada de significado), y así legitimada tanto en su carácter estético como fotografía artística, como en su aspecto de registro documental. Es así que por proceso de connotación de la imagen entendemos, la imposición de un sentido secundario al mensaje fotográfico propiamente dicho, en suma, una codificación de lo analógico fotográfico.
“ Puesto que es pretencioso que de la “lectura” denotativa de la imagen dimanen, sentimientos y valores caracterológicos o “eternos” se hace necesaria la elaboración de una significación, de una historia, de un saber dirigido a darle un sentido a las unidades, analógicas y descriptivas en función de un eventual lector, verbalizador de la imagen” (R.Barthes, 1970)
Es decir que tanto la emisión como la recepción de la imagen (el mensaje) se relacionan con unos saberes previos, o sea la estructura de la fotografía no es una instancia aislada, se comunica con otra, que es el texto ( título, leyenda o artículo ). Dicho de otro modo, la totalidad de la información está sostenida por dos estructuras diferentes, una de las cuales es lingüística.
“ El sentido no puede ser más que nombrado, y el mundo del significado no es más que el del lenguaje.”

Dentro de los procedimientos de connotación de la imagen podemos encontrar, por un lado la connotación por esteticismo y por otro la connotación cognitiva. Nos valdremos de ambas, una para la legitimación de la imagen como fenómeno artístico y la otra como manifestación de la imagen en su género documental.

Hablamos de connotación por esteticismo cuando la imagen (en la fotografía) se hace pintura, es decir composición o sustancia visual deliberadamente tratada. Para significarse a sí misma como arte, en esta imposición de un sentido secundario (arte), el mensaje fotográfico propiamente dicho, se elabora en los diferentes niveles de producción de la fotografía (selección, tratamiento técnico, encuadre, compaginación) es, en suma, una codificación de lo analógico fotográfico. En este sentido del objeto a su imagen hay una reducción: de proporción, de perspectiva y de color. Esta reducción en ningún momento figura como una transformación. E aquí un problema de ética ante la paradoja de la objetividad de la fotografía denotativa, la imagen sin código...

En el caso de la connotación cognitiva, la lectura del la obra (la fotografía), depende estrechamente de la cultura del lector, de su conocimiento, aquí la connotación proviene del saber (el texto), o sea que el texto constituye un mensaje parásito, destinado a connotar la imagen, a insuflarle uno o varios significados secundarios. En otras palabras, la imagen ya no ilustra la palabra, es la palabra que, estructuralmente, es parásita de la imagen. La imagen no viene a aclarar o a realizar la palabra; es la palabra que viene a sublimar, patetizar o racionalizar la imagen. Es cierto que no hay nunca una verdadera incorporación, puesto que las sustancias de ambas estructuras ( en un caso gráfica, en el otro icónica) son irreductibles, no obstante a eso es el texto el que guía al lector entre los significados de la imagen, le hace evitar algunos y recibir otros, es decir, lo guía a un sentido elegido con antelación, elucida de forma selectiva la significación de la imagen denotativa. Así entendido, el signo (en la imagen ya connotada) es verdaderamente el derecho de control del creador sobre la imagen: el anclaje (la connotación) es un control frente al poder proyectivo de las figuras.

Teniendo ya claros estos dos principios en el proceso de connotación de la imagen fotográfica, podemos empezar a comprender por donde discurre nuestra propuesta, o por lo menos uno de sus tópicos. Es importante entender que nuestras pretensiones, como propuesta, surgen a partir de las contradicciones producidas desde nuestras inquietudes y necesidades personales, por un lado, y las exigencias de una institución por otro. no planteamos verdades ni conclusiones absolutas, ni siquiera una obra acabada y coherente, sino, mas bien, dudas e interrogantes surgidas a través del proceso de tesis, en ese sentido entre mas dudas genere como propuesta, mas se reafirma como tal. Intentando una propuesta que medie entre nuestras inquietudes personales y las contradicciones que estas producen a la hora de pretender convertirse en la “forma” que ilustre las exigencias de un medio. Nuestras “otras prácticas” , en este caso la práctica de yoga, es descontextualizada y puesta en función de cumplir un rol didáctico metodológico a partir de las reflexiones sobre el cuerpo entendido este como portador y reproductor de sistemas disciplinarios. Estos postulados, surgidos de lecturas ociosas que entran dentro de la categoría de “lo otro”, van desde Marcuse, a Reich. Y nos sirven como sustrato de connotación para las imágenes, son estos los que nos ayudan a ver desde la óptica del registro, entendido no como documento objetivo de lo que son sino como testamentos imaginarios de nuestra práctica, un acto simbólico poético, en función de realizar, desde nuestra particularidad, los conceptos desarrollados que, para nosotros, gozan de un alto contenido poético, liberación, sublimación y dimensión estética, son solo unos pocos dentro del proceso de devenir poeta, bajo la premisa de la resonancia, la repercusión y el olvido. “En la resonancia oímos el poema, en la repercusión lo hablamos, es nuestro, en la repercusión opera un cambio en el ser, parece que el ser del poeta sea nuestro”(Bachelard. G), y el ¨olvido¨, en el cual, es preciso que el saber valla acompañado por un olvido igual al del saber mismo, el no saber no es una ignorancia sino un difícil acto de superación del conocimiento. Solo a este precio una obra es, a cada instante, esa especie de comienzo puro que hace de la creación un ejercicio de libertad.
Si entendemos esto no nos costará mucho asimilar que las fotos son un registro de nuestra práctica de yoga, que la ambigüedad de las fotografías (como registro documental), está en función de establecer en el lector la duda entre, fotografía artística o imagen documental. Con la estructura del texto, más la imagen, descontextualizamos la práctica de yoga, la ponemos en función de la realización poético-simbólica de los conceptos y así, a partir de la connotación en sus aspectos cognitivo y estético. la imagen oscila entre la fotografía artística y lo documental como registro de una práctica.
a) En este último punto intentaremos, de forma escueta y condensada, explicar los tópicos fundamentales de las lecturas que nos motivaron a concebir la práctica yoga, como metodología didáctica en el proceso de vivenciar los postulados, estos entendidos en su acepción cuasi poética.
Aquí trataremos las ideas de Marcuse y Reich. El primero en sus postulados sobre “la dimensión Estética” desarrollada en su libro Eros y civilización, donde se plantea al individuo y la cultura (filogenético y ontogenético) en la dialéctica del progreso como instancia represora de las facultades bajas, (los instintos primarios, el principio de placer), bajo el dominio de las facultades altas (la razón, el intelecto, el principio de realidad). Esta dicotomía en la cultura y por ende en la estructura psicológica del individuo, produce un monopolio de la interpretación, la manipulación y la capacidad de alterar la realidad – de gobernar la memoria y el olvido, inclusive de definir lo que es la realidad y cómo debe ser usada y transformada- las otras funciones quedan relegadas a lo más profundo del inconsciente, así, libres del principio de la realidad, llegan a ser impotentes, inconsecuentes , irrealistas. O sea que la determinación de objetos, normas y valores del ego, es una tarea delegada al control del principio de realidad. La liberación del individuo se daría a través de la reconciliación de los impulsos antagónicos básicos, entre la sensualidad y el intelecto, aquí es donde entra la Estética, que en su función y sentido original vendría a ser la comprobación de la relación interior entre el placer, la sensualidad, la belleza, la verdad, el arte y la libertad. Aspirando a preservar la verdad de los sentidos y reconciliar, en la realidad de la libertad, las facultades “inferiores” y “superiores”, sensualidad - intelecto, placer-razón.
Las ideas de Marcuse sobre la dimensión estética están fundadas en gran medida de las interpretaciones que este hace sobre las Cartas sobre la educación estética del hombre escritas por Schiller, inspiradas en su mayor parte bajo la influencia de la Crítica del juicio, Schiller aspira a rehacer la civilización mediante la fuerza liberadora de la función estética: esta es concebida conteniendo la posibilidad de un nuevo principio de realidad no represivo. En ese proceso el hombre sería objeto y sujeto de la historia, la personalidad devendría en ideología y el cuerpo como objetivación de la voluntad, herramienta o mecanismo de auto trascendencia.
El cuerpo como metodología nos surge a partir de la idea desarrollada por Reich, en donde, “ El inconsciente freudiano es realmente tangible en forma de impulsos vegetativos y sensaciones corporales”, el yo se estructura a partir de tensiones musculares crónicas, en la dinámica entre la psique y el soma, la coraza caracterológica se expresa por medio de la coraza muscular y viceversa, la unidad de las funciones psíquicas está comprendida y es susceptible de ser influida en forma práctica. La neurosis o la angustia, producto de una cultura regida por el principio de realidad, surge a partir de una sobrecarga de “energía sexual”, “energía psíquica” en el sistema vegetativo. Es decir que la energía biológica no domina solo lo somático sino también lo psicológico, existe una unidad funcional, las leyes biológicas pueden aplicarse al dominio psíquico. En este terreno, podríamos seguir citando el funcionamiento unitario del organismo, desde las sensaciones psíquicas mas elevadas hasta las mas profundas reacciones biológicas. Pero pensamos que ese nivel de especificidad no viene al caso. Nuestras pretensiones para con este inciso, no son mas que elaborar una panorámica de cómo se sitúa el cuerpo dentro de la impronta histórica y de cómo la naturaleza de los instintos es adquirida en este proceso. Cómo podemos concebir el cuerpo como sustrato de reflexión para el devenir de un oscilar armónico, entendido dentro del contexto de ideas como la dimensión estética, esta tercera facultad cognoscitiva mediadora entre los impulsos básicos primarios y secundarios. En el proceso de devenir, las experiencias sensibles, el trabajo con el cuerpo, se constituyen como unidades de conocimiento en donde la razón se hace sensual y la sensualidad racional, aquí, el hombre y la naturaleza se reconcilian a través del rito erótico de la estética donde el orden es belleza y el trabajo juego, así, el hombre es libre cuando la realidad pierde su seriedad, cuando la imaginación aumenta los valores de la realidad misma y esta ya no es percibida, valorada e interpretada bajo la dicotomía monopolizante de un ego regido por el principio de realidad, que reniega de las funciones básicas secundarias. Esta reconciliación de los impulsos antagónicos básicos viene dada por un proceso de sublimación no represiva que se da en el cuerpo, así, sublimación es cultura, en donde el impulso biológico llega a ser un impulso cultural, el principio de placer revela su propia dialéctica cuando la aspiración erótica de mantener todo el cuerpo como sujeto-objeto del placer pide el refinamiento continuo de todo el organismo.


Dibujos de pequeño formato, forman parte de apuntes de la cotidianidad, del osio. De factura resiclada, juegan con la casuística, cuasi-terapia de asociación libre, exorsisación autorreferencial, trabajos de la última estáncia en Cuba, vispera siclónica de despedidas, de recapitulación y aprendisage....



Pinturas de formato medio y gran formato, hechas en Cuba en el año 2003, mientras cursaba estudios en el Instituto Superior de Arte ISA. Los trabajos forman parte de un proceso, de un estudio y de una identificación con estilos formas y materiales sin ninguna pretención consagradora, demás esta decir que a los 22 años esto es una quimera o un absurdo, pero hay están, formandose descubriendose y enriquesiendose para seguir en el proceso.........


















Usted ha entrado al blogs del desconocido artísta plástico Juan Pablo Pacheco Bascuñan, aquí verá pinturas, dibujos y fotografías......